¿Qué es la disfemia? ¿Cómo se trata en adultos?
Publicado por      11/01/2022     Logopedia    Comentarios 0
¿Qué es la disfemia? ¿Cómo se trata en adultos?

La disfemia es el término que utilizamos los especialistas del habla y lenguaje para referirnos a la tartamudez

Y aunque parezca que la tartamudez es más común en los niños/niñas, la verdad es que se trata de un trastorno del habla que no tiene cura por lo tanto está presente durante toda la vida, aunque se puede tratar si se acude a un especialista del habla como es el logopeda para mejorar la fluidez del habla.

¿Qué es la disfemia?

La tartamudez o disfemia según Lleó, 2020 es uno de los trastornos del habla más común, afectando casi a 72 millones de habitantes en todo mundo y en España alrededor de 800.000 personas (Holgado, 2021).

Por lo tanto la disfemia es un trastorno del habla que afecta el proceso comunicativo de las personas que se caracteriza por interrupciones involuntarias en la fluidez del  habla que podemos distinguir interrupciones clónicas y/o tónicas.  

Estas interrupciones se acompañan de tensión muscular en cara y cuello, pero también de sentimientos de miedo y estrés. Es esta tensión muscular la expresión visible de la tartamudez (Rodríguez, 2020). 

Tipos de disfemia

En estudios como el de Rodríguez, 2020 podemos encontrar diferentes tipos de disfemia en función de cómo se presentan las disfluencias y la severidad de las mismas (leve, severa y grave) de tal forma que podemos diferenciar:

  • Clónicas: son las difluencias que se caracterizan por repeticiones sucesivas de una o varias sílabas de una palabra.
  • Tónicas: son las interrupciones del habla que se caracterizan por las contracciones y tensión muscular de los músculos implicados en la fonación.
  • Clónicas-tónicas

Por otro lado, también podemos encontrar otro tipo de clasificación en función de cómo y cuándo aparece la disfemia:

  • Tartamudez de desarrollo. Es la forma de tartamudez más común en los niños. Por lo general se produce cuando un niño tiene entre 2 y 5 años. Puede suceder cuando el desarrollo del habla y del lenguaje de un niño se retrasa respecto de lo que necesita o quiere decir.
  • Tartamudez neurogénica. Puede tener lugar después de una lesión cerebral o accidente cerebro vascular. Se produce cuando hay problemas de señales entre el cerebro y los nervios y músculos involucrados en el habla (Cruz, Amorim, Beça y Nunes, 2018).
  • Tartamudez psicogénica. Las causas están relacionadas principalmente por factores psicológicos. 

Causas de la disfemia

Aún se desconocen las causas de la tartamudez, sin embargo, cada vez hay más evidencia sobre que tiene un gran factor hereditario. Actualmente diversos estudios profundizan en la alteración genética como causa de la tartamudez, como son las mutaciones encontradas en el gen GNPTAB del cromosoma 12 (Drayna y Kang, 2011).

Sin embargo, antes de echar la culpa a los genes hay que tener en cuenta que esta alteración genética no está presente en todos los casos, por lo que a día de hoy se aborda la tartamudez como una alteración del habla en la que influyen factores biológicos, psicológicos y sociales.

¿Cómo se trata la disfemia en adultos?

Si has llegado a la edad adulta y sigues presentando disfluencias o conoces a alguien que las tienes, debes tener en cuenta varias cosas:

Características de tu disfluencia

  • ¿Cuándo consideras que empezaste a tartamudear (en qué año)?
  • ¿Por qué crees que empezaste a tartamudear?
  • ¿En qué situaciones notas que tus disfluencias aparecen o aumentan?
  • ¿Es un problema que te avergüenza o te impide desarrollar tu vida como quieres?

Estas son algunas de las preguntas que debes hacerte para comenzar a afrontar las dificultades de habla. ¿Por qué es importante hacer esto? Porque como hemos dicho la disfemia es una alteración del habla en la que intervienen factores biológicos, sociales y psicológicos

Por lo tanto, en una persona que tartamudea pueden predominar factores biológicos, es decir que ante una influencia muy baja del entorno social la persona empieza a presentar disfluencias. Mientras que, en otros casos, estas disfemias no empiezan a aparecer hasta que la persona no tiene una gran demanda social

Pero en cualquiera de los dos casos la mejor forma de solventar las dificultades de fluidez del habla es acudir a un logopeda, porque son los especialistas indicados para este tipo de alteraciones y trastornos del habla. Como indica este artículo de Gransliving dentro de las funciones del logopeda el haba y el lenguaje son una de las principales y pueden intervenir en cualquier etapa de la vida, es decir, tanto en niños, como en adolescentes, adultos y personas mayores.

Ahora bien, en caso de que la predominancia de las disfluencias tenga un factor principalmente biológico la mejora por intervención logopédica resulta más difícil. Aun así, no te preocupes, porque en Clínicas Áurea contamos con profesionales que podrán adaptar las intervenciones a tu caso y hacer un seguimiento continuo.

Dejar un comentario